miércoles, 18 de marzo de 2009

La dramatización en el ámbito educativo



La dramatización supone un ámbitoherramienta educativa que presenta una inmensidad de posibilidades en el desarrollo del currículum escolar. El uso de la dramatización está más orientada a la preparación de una obra teatral para la representación escolar, que al desarrollo de la creatividad y la relación con los demás en el niño. Por ello, y porque la dramatización genera un espacio idóneo para un aprendizaje creativo y significativo de valores y habilidades sociales, justificamos teóricamente la necesidad de aplicar la dramatización en la escuela.



La dramatización es una realidad educativa con una triple aportación al currículum escolar:

a) Educación en valores y en habilidades sociales.
b) Habilidades expresivas, creativas y comunicativas, en diferentes áreas.
c) Habilidades artísticas.
d) El drama posee un factor motivacional para el aprendizaje, por su carácter lúdico y global.
E) Existe una doble concepción del uso de la dramatización en España: como ámbito propio
dentro del área Artística (LOGSE) y como herramienta para el desarrollo de otras áreas curriculares (LOCE). En la corriente anglosajona se integran ambas perspectivas.
F) Existe un abandono por parte del Ministerio de Educación y Ciencia y de las Universidades en velar por favorecer la formación del profesorado, de forma que la legislación educativa existente sobre dramatización en Educación Primaria pueda ser llevada a la práctica.
G) Se manifiesta con rotundidad la necesidad y la importancia de la formación previa del profesor, puesto que el drama posee un lenguaje y una metodología propios que hay que
conocer; se requieren además unas habilidades pedagógicas específicas.
H) Nuestra propuesta de formación se centra en un perfil profesional con una formación
en arte y educación, con una clara preocupación y trayectoria pedagógica. Apostamos por un modelo de maestro generalista en Primaria que domine la dramatización.
I) La formación pedagógica del futuro maestro debe contener:

1) Reflexión axiológica sobre los objetivos de la educación.
2) Conocimiento del desarrollo evolutivo del niño en relación con el trabajo dramático.
3) Conocimiento, teórico y práctico, de métodos de trabajo con niños.
4) Y, finalmente, desarrollo de habilidades pedagógicas: planificación, control del tiempo, estructuración de las sesiones, implicación, atención a los procesos personal y de grupo, revisión
y evaluación.
5) La formación artística debe contener la alfabetización del lenguaje dramático, que supone el
dominio de técnicas como los roles teatrales, el cuerpo, la voz, el espacio y el tiempo.
6) Abogamos por una metodología basada en el aprendizaje vivencial, que supera el
aprendizaje experiencial, en cuanto que reflexiona y generaliza la experiencia.
7) Finalmente, este aprendizaje ha de contener:

- Explicaciones teóricas y lecturas que aclaren la teoría, así como conocimiento bibliográfico de fuentes.
- Experimentación de la teoría, los juegos y las sesiones de dramatización guiadas por el profesor.
- Dirección de clases de drama tutorizadas y revisadas por el profesor.
- Relación directa con los niños en sus propios contextos educativos para hacer drama.
- Revisión del trabajo realizado.

1 comentario:

azumarina dijo...

Muy bien. La entrada me gusta mucho. La vemos en clase.